¿En qué consiste el Principio de Mí­nimis?

El principio de mínimis es aplicable a un bien para considerarse como originario de un país aun cuando se le incorporen productos de origen distinto o no originarios, siempre y cuando el valor de los mismos no exceda del porcentaje sobre el valor total del bien, que se haya negociado en el tratado o acuerdo.

(Locución latina “de minimis”-insignificante). El margen de dumping es considerado, o el volumen de importaciones objeto de dumping, actual o potencial, o el daño, es considerado insignificante, si este margen es menos del dos por ciento, expresado como un porcentaje del precio de exportación. La investigación es entonces terminada. Además, el volumen de importaciones objeto de dumping normalmente será considerado insignificante si el volumen de las importaciones objeto de importación de un país particular constituye menos del 3 por ciento de las importaciones del producto similar en el país importador, a menos que los países que individualmente constituyen menos del 3 por ciento de las importaciones del producto similar en el Miembro importador significan, colectivamente, más del 7 por ciento de las importaciones del producto similar en el Miembro importador.

Las normas que suavizan los requisitos de fabricación /producción para las mercancías originarias se denominan”normas de tolerancia” en los modelos de origen europeos o·”normas de minimis” en el contexto del TLCAN y de la ASEAN, si bien, en el caso de los modelos de origen europeos, el término “tolerancia” no se indica explícitamente en las disposiciones sobre el origen.

El significado de las “normas de tolerancia” en el contexto europeo y de las “normas de minimis” en el del TLCAN y el de la ASEAN es de hecho el mismo. “De minimis”, una expresión latina que significa “sobre cosas mínimas” proviene de la locución “de minimis non curat preator”. El pretor (funcionario público) no se ocupa de nimiedades ” o “de minimis non curat lex” que significa que la ley no se ocupa de nimiedades.

La norma “de minimis” en el contexto del TLCAN y en el de la ASEAN excluye una parte mínima determinada de mercancías no originarias del requisito del cambio de clasificación arancelaria, o dicho de otro modo, existe una cierta tolerancia aplicable a los requisitos relacionados con el cumplimiento de los criterios de origen. Este es el motivo por el que, en el contexto europeo, el término “tolerancia” se utiliza para este tipo de excepciones.

Independientemente de la explicación literal de los términos “tolerancia / de minimis”, hay que hacer hincapié en que dichas normas sobre tolerancia / de minimis son elementos importantes en las legislaciones sobre el origen, en el sentido de que en algunos casos excepcionales en los que las normas no se cumplen totalmente, permiten a pesar de ello la adquisición del origen o impiden que se produzca la pérdida del carácter originario adquirido.

Normas de tipo europeo

La tolerancias permiten atenuar normas de origen específicas cuando se utilizan pequeñas cantidades de insumos/materias no originarias prohibidas, a saber, un requisito de cambio arancelario excluye el uso de insumos que se clasifican en la misma partida que el producto final, o la utilización de ciertos insumos que están excluidos de los requisitos de ciertas operaciones específicas, incluso en cantidades ínfimas.

El Artículo 6, en su párrafo 2, expone algunas concesiones para la utilización en pequeña medida de insumos/materias prohibidos.

La tolerancia permite la utilización de materias no originarias de un valor máximo de 10 % del precio franco fábrica del producto final. No obstante, los porcentajes de tolerancia no se pueden considerar una agregación con un umbral máximo de valor añadido, lo que significa que dicha tolerancia no se puede utilizar para sobrepasar el valor máximo de materias no originarias prohibidas enumeradas en las normas específicas para cada producto (Anexo II).

Existen excepciones en las que esta tolerancia no se puede utilizar para algunas categorías de productos (véase “Tolerancias en los modelos de origen europeos”).

Normas del TLCAN

El Artículo 405 “De Minimis” ofrece la posibilidad de utilizar material no originario prohibido hasta un cierto porcentaje (7 % del valor de transacción del bien ajustado sobre la base L.A.B o en algunos casos el coste total del bien), lo que en circunstancias normales significaría que el estatus de origen del producto final no se cumpliría. La norma “De Minimis” descarta también el requisito referido al cálculo del valor del contenido mínimo regional cuando no se cumple el cambio de clasificación arancelaria, debido a la utilización de un cierto porcentaje de materiales que no sufren el cambio exigido de clasificación arancelaria. Como en el caso de las normas europeas, el modelo del TLCAN no permite la agregación de la tolerancia “De Minimis” al requisito del valor de contenido regional. Dicho de otro modo, cuando el valor de todos los materiales no originarios, excede la tolerancia “De Minimis” aplicable, debe tenerse en cuenta el valor de los materiales no originarios para el cálculo del valor de contenido regional.

Existen excepciones en las que la tolerancia “De Minimis” no se puede utilizar para algunas categorías de productos (véase “De Minimis” en el modelo de origen del TLCAN”).

Normas de la ASEAN

El Artículo 33 del modelo de la ASEAN rebaja la exigencia de cambio arancelario con algunas limitaciones (el valor de todos los materiales no originarios no sobrepase el 10% del precio FOB de la mercancía final). Como sucede con las normas europeas y las del TLCAN, las normas de la ASEAN no permiten la agregación de la tolerancia “De Minimis” al requisito de valor de contenido regional. Este Artículo establece que el valor de los materiales no originarios contemplados en esta rebaja de exigencia se incluirá en el valor de los materiales no originarios a efectos de calcular el VCR que sea aplicable a las mercancías.

Las tolerancias que suavizan los requisitos de la determinación del origen para las normas de cambio arancelario en las normas de origen del TLCAN, de la ASEAN y de los acuerdos europeos, se aplican del mismo modo pero con distintos porcentajes. No obstante, no es posible realizar una comparación directa debido a la distinta base de cálculo utilizada (precio franco fábrica frente a precio FOB o coste total).

Deja un Comentario

Tu dirección de email no será publicada. Required fields are marked *

*

Free WordPress Themes - Download High-quality Templates